Red de Comadres por la Igualdad

Las mujeres, a lo largo de la historia, en todo el mundo, han buscado y buscamos alianzas entre unas y otras.

Hemos ido tejiendo redes para protegernos, para ayudarnos, para consolarnos y, también, para congratularnos. Estas redes, muchas veces, suponen la supervivencia. Las Comadres son parte de estas alianzas entre mujeres. Con nuevas formas, también las virtuales, seguimos buscando la confianza de otras mujeres para fortalecernos.

La Red de Comadres por la Igualdad es un proyecto de ADHEX, financiado por la Diputación de Cáceres, a través del Departamento de Igualdad,  que se desarrolla en municipios de la Mancomunidad Tajo-Salor, con la intención de extenderse por toda la provincia.  Hasta el año 2017 pertenecen a la Red los municipios de: Alcántara, Aliseda, Arroyo de la Luz, Brozas, Casar de Cáceres, Garrovillas de Alconétar, Malpartida de Cáceres, Navas del Madroño y Piedras Albas. En 2018 se incorporan Hinojal, Monroy y Talaván.

¿Por qué este proyecto?

  • Porque la violencia de género es una lacra de nuestra sociedad, con un importante número de mujeres asesinadas todos los años. Con miles de víctimas silenciosas que están sufriendo a diario (en todos los rincones del mundo, de España, de Extremadura y de nuestros pueblos) la violencia de género.
    Porque a pesar de las múltiples campañas institucionales de sensibilización desde los diferentes estamentos políticos; porque aunque tenemos una Ley Integral contra la Violencia de Género con un recorrido ya bastante considerable y porque, si bien, la sociedad conoce y reconoce el problema; todo está resultando insuficiente.

Debemos, las mujeres, desde nuestro compromiso individual y colectivo combatir la violencia de género cada minuto. Desde nuestros propios espacios (privados y públicos) y movidas por un interés común.

¿Por qué “Comadres”?

A lo largo de la Historia y en todas las culturas y civilizaciones las mujeres, relegadas al ámbito de lo privado,  han establecido redes informales para apoyarse y ayudarse en el cuidado de los hijos e hijas, el sostenimiento de la economía familiar, el cobijo a mujeres de la familia o vecinas y cuidado de las madres y suegras; obligaciones que han sido asumidas como algo propio de su sexo, pero también como una forma de hermandad, un movimiento real de sororidad,  concepto de reciente creación que viene a nombrar las relaciones entre mujeres de  confianza y de equidad entre ellas.

Las comadres en el ámbito rural, amigas y vecinas con alto grado de complicidad, son las que incentivan el asociacionismo, sobre todo el de amas de casa en las zonas rurales.

Una Comadre puede ser una hermana, una cuñada, una amiga, una vecina; en definitiva, una mujer que siempre está al lado de otra para echar una mano, para dar aliento, para participar de las alegrías y consolar en las penas.

¿Por qué en pueblos?

En los pequeños municipios los estereotipos de género están más marcados, hay un mayor control social (todos, o gran parte, de los habitantes del pueblo se conocen), hay una menor percepción de determinadas características de la violencia de género. Las mujeres de los pueblos tienen menos posibilidades de independencia económica y hay un envejecimiento poblacional (que afecta en mayor medida a las mujeres) que en las zonas urbanas.

El acceso a los recursos públicos también entraña más dificultades. Muchas mujeres son reticentes a denunciar su situación de violencia en el Cuartel de la Guardia Civil de su pueblo, o no tienen posibilidad de desplazarse a núcleos más grandes donde están los servicios especializados.

El lastre de convivir con su agresor, con la familia cercana de él, con la vergüenza al estigma, o con las inseguridades por el futuro incierto; paraliza a muchas mujeres y se sienten incapaces de enfrentarse ellas solas.

Por otra parte, las relaciones vecinales son más cercanas y es más fácil acompañar a una mujer que está sufriendo maltrato en la toma de decisiones, en el desahogo e, incluso, en la protección.

Por todos los inconvenientes y, también, por las ventajas que tiene residir en pueblos, este proyecto está destinado a las mujeres que viven en ellos. A fortalecer sus vínculos y sus asociaciones, a estrechar lazos y tejer redes.

¿Qué actividades desarrollamos?

En los municipios que se incorporan cada año a la Red de Comadres realizamos talleres:

  • Participantes de un taller en Aliseda, con las bolsas de Comadres.

    Escogiendo los hilos y Cambiando el patrón”. Estos talleres van dirigidos a las mujeres de la localidad, de todas las edades y procedencia. En ellos —de una forma muy amena y participativa— se presenta el proyecto y se habla de igualdad, de violencia de género, de trata de mujeres, inmigración. Se trata de que las mujeres tengan unas nociones claras sobre cómo actuar ante una situación de violencia, de que conozcan los recursos del entorno y que vayan tejiendo una red solidaria con otras mujeres. Nos gusta contar con las mujeres de las distintas localidades de para la difusión de nuestras actividades. Si pertenecéis a alguna asociación (de cualquier tipo), si participáis en cursos, talleres, cualquier grupo organizado (de actividades lúdicas, culturales, gastronómicas, etc.), mandadnos vuestro contacto a través de nuestro correo electrónico: comadres@centroderechoshumanos.com y así podemos enviaros toda la información de las actividades y nos ayudáis a reunir los grupos.

  • Tejiendo redes (facebook).Esta actividad consiste en la sensibilización a través de la red social facebook que tieneel proyecto, a todas las mujeres que participan en ella. Mediante la subida de noticias relevantes, planteamientos de debates, subida de materiales, etc. se intenta que las mujeres del ámbito rural tengan a su disposición un mecanismo de ayuda y orientación que, a la vez, le puede resultar ámeno y lúdico. Además, facilitamos ofertas de empleo de la comarca que se publican en diferentes medios y otras noticias que puedan ser de interés.  Solicita nuestra amistad en facebook.


  • Encuentro final.

    Foto de familia del Encuentro Final 2017. Arroyo de la Luz, 7 de noviembre.

    Cada año, una vez que han finalizado los talleres en los pueblos, se realiza un encuentro con mujeres de todas las localidades que hasta el momento forman parte de la Red. El Encuentro se realiza en fechas cercanas al 25 de noviembre, Día Internacional de la Erradicación de la violencia contra las mujeres, y es una oportunidad para hacer manifiesto nuestro compromiso con la igualdad y contra la discriminación hacia las mujeres. Al encuentro suelen asistir representantes políticos de la Junta de Extremadura, Diputación de Cáceres, Mancomunidad y de los distintos ayuntamientos de la Red.

  • Guía para tejer una ciudadanía igualitaria. Una guía que todas las mujeres deben tener a su alcance. De una manera muy fácil van a encontrar asesoramiento sobre violencia de género, cómo denunciar, dónde. O qué recursos hay en la Mancomunidad. Un listado completo de direcciones y teléfonos de interés. Un manual de cabecera. La guía se distribuye en papel a las asistentes a los diferentes talleres pero tenemos la versión online para descargar aquí.
  • Sondeo “Percepción de la igualdad entre hombres y mujeres y la violencia de género en el ámbito rural de la provincia de Cáceres y Extremadura”. Durante todo 2017 estuvimos recogiendo la opinión de mujeres y hombres —los menos— sobre diferentes cuestiones relacionadas con el enunciado del sondeo. En nuestras redes sociales dimos un avance y aquí puedes ver el documento final de conclusiones.
  • Exposición por la Igualdad. Esta actividad se enmarca en el proyecto de 2018 y 2019. Pretendemos recorrrer toda la Mancomunidad Tajo-Salor con una exposición creada por las mujeres de las localidades que conforman la Red de Comadres, donde se reflejen distintas situaciones sobre la igualdad entre hombres y mujeres, la violencia de género en las distintas manifestaciones y las nuevas vecinas, las mujeres inmigrantes. Si quieres saber más abre este enlace.



Diputación de  Badajoz Diputación de Cáceres